banner

Inicio
Quién Soy
Orientación Terapéutica
Tratamiento
Trayectoria Profesional
Formación y Asociaciones
Contacto

 
2. Quién es el abusador
Mayoritariamente esa persona que valiéndose de su cercanía, confianza, autoridad moral… induce, normalmente con engaño, a realizar o dejarse realizar actividades dirigidas a su propia satisfacción sexual. Utiliza la confusión, la seducción, el engaño. Otras veces, se vale de su poder y fuerza sobre la víctima para dominarla y agredirla.
    
Puede ser:
    
    - El padre, padrastro, hermano…. Que deja a la víctima sin figura de referencia, protección, identificación… impotente; el enemigo está en casa. ¿Qué hacer y dónde ir?
    - Ese tío para quien se sentía tan especial, distinguida entre el resto de sobrinos… y que se valió de su necesidad de cariño y baja autoestima.
    - Ese consejero espiritual, sacerdote, psicólogo, jefe de secta, que valiéndose de su autoridad moral le aconseja “porque es bueno para su crecimiento o madurez personal”… con lo que la propia identidad personal y la escala de valores queda muy rota.
    - Son esos cuidadores de internados que dejan al niño indefenso, con un silencio pactado.
    - Son esos niños que obligan y amenazan a otro niñ@ produciéndole pánico, indefensión, confusión.
    - Es el jefe laboral sobre sus subordinados.
    - Los jefes de bandas de adolescentes
    - Los que aplican castigos ejemplarizantes por cuestiones de raza, condición social, orientación sexual…
    - Los médicos, fisioterapeutas, que van más allá de lo necesario.
    - Y…

Digamos que el abusador sabe muy bien elegir su víctima valiéndose de la confianza previa en él depositada, de su indefensión, o de ambos.

El abusador de niñ@s puede provenir de hogares desintegrados y violentos, que comienzan con maltratos físicos y terminan abusando. Pero también el agresor puede ser una persona aparentemente normal que con frecuencia asume el rol de figura protectora, cariñosa, muy valorada y rodeada de niñ@s. Puede tener profundos desajustes emocionales, problemas de drogadicción, o haber sufrido, a su vez, abusos en su infancia. Hay algo perverso en ellos que les lleva a buscar el sexo en menores y no en su grupo de iguales.
 

Copyright 2009 María Calvente | Todos los derechos reservados | Aviso legal