banner

Inicio
Quién Soy
Orientación Terapéutica
Tratamiento
Trayectoria Profesional
Formación y Asociaciones
Contacto

 

 

Si sufriste abuso sexual:

Siendo niñ@ …………..
y callaste porque no entendías qué pasaba; porque además era tu padre, hermano, tío…
Siendo adolescente…….
y callaste porque temías que la familia se rompiera, porque nadie te iba a creer.
Siendo joven………….
y callaste porque era la misma persona en la que confiabas, para la que te sentías tan especial, y era ese tío, amigo de la familia tan importante.
Siendo adulto…………
callaste porque era ese director espiritual, sacerdote, psiquiatra, en quien pusiste tu confianza y tenía tanta autoridad moral, y era “por tu bien, para tu madurez personal”.
Siendo tu pareja……….
y callaste porque su deseo era tu obligación.
Siendo homosexual …..
y callaste porque hablar era explicitar tu intimidad.
Si en un internado …….
y callaste con un pacto de silencio porque no tenías dónde ir.
Si era tu jefe …………..
y callaste porque estaba en juego tu trabajo y además no lo podías demostrar.
Si fueron otros niños ….
y también callaste porque te amenazaron y no confiabas en nadie.
Si fue tu madre ………..
y tú un niño tan confuso: ¿no eran caricias?
-    Si … tantos si… olvidados, callados, silenciados porque no había pensamiento para entender; ni palabras para explicar; ni confianza para decir; ni personas para contar. Y el SILENCIO se impuso, y con ello el intento de olvidar. Por éso me dirijo a ti:

- Que necesitas confiar, pero no puedes fiarte de nadie, ¿de quién?
- A tí, que vives tu cuerpo como extraño, y al del otro como un potencial enemigo.
- A ti, que sientes vergüenza de ti mism@, culpable de todo y de nada.
- A ti, que no sabes qué hacer con la sexualidad: unas veces la temes y la evitas; y otras seduces sin saber.
- A ti, que te sientes suci@ por más que te lavas, porque las manchas traspasaron tu piel.

 Sus huellas en tu piel y en tu mirada; su aliento, sus pasos… se convirtieron en tu peor pesadilla.
 Tu infancia quedó rota, tus ilusiones, tu confianza.
 Tú, que incluso te habías sentido elegid@ entre todos, favorita, y por eso te sentías tan impotante: elegid@ para el engaño.

    
Y desde el cariño rompió esos límites, y sus manos y su mirada cambiaron de lugar sin que apenas te dieras cuenta, sin que pudieras poner palabras. Confusión. ¡Cómo nombrar lo desconocido! O ¿Cómo nombrar lo confuso! ¡ Cómo diferenciar la necesidad de afecto de la sexualidad larvada!. Culpabilidad, vergüenza, suciedad… Por eso, no sólo tu inocencia se rompió: algo más profundo se rompió en tu interior: ya no eras niñ@, ni adulto. Tu mirada ya no sería la misma porque venía de otros mundos. Fuera de lugar, a veces has querido morir, incluso lo has intentado… Intentaste olvidar y callar. Pero los recuerdos te persiguen por más que callas. Y tu cuerpo y tu persona gritan lo que tu voz silencia. El Abuso Sexual es un silencio que grita. Pero hay que poder escucharlo.

Escribo esto porque la mayoría de las personas que han sufrido abuso siendo niña-adolescente-joven, cuando vienen a consulta lo hacen por otros motivos: depresión sin causa aparente, problemas con la sexualidad, con la pareja, con la alimentación (anorexia-bulimia), en las relaciones sociales… Y no saben qué les ocurre hasta que avanzada la terapia, de pronto “recuerdan” ese abuso que se empeñaron en olvidar, o se juraron no contar… y que a fuerza de proponérselo casi lo consiguen. Y entonces las piezas parecen encajar.

Es importante saber qué es el abuso sexual y qué consecuencias tiene, para poder comprenderse, liberarse de ese silencio que ahoga, reconstruir su persona e ir sanando ese atropello.

    Voy a explicar brevemente algunas notas aclaratorias con dos fines:

a)    Dar luz a las personas que sufrieron abuso y que no lo identificaron como tal, pero sufren sus consecuencias.
b)    Animar a romper el silencio a esas personas que lo identificaron y lo callan.


Es importante saber (haga click sobre cada uno de los títulos para leer más):
   

 

    1.- Qué es el abuso sexual
    2.- Quién es el abusador.
    3.- Quién es la víctima
    4.- Cuáles son los efectos

    5.- Cómo prevenir el abuso sexual
    6.- Indicios de abuso sexual
    7.- Tratamiento.
  

 

Copyright 2009 María Calvente | Todos los derechos reservados | Aviso legal